Durante los Diez Días de Oración, haremos un viaje al santuario y trataremos de ver qué lecciones podemos aprender de él. El tema del santuario deberá estudiarse cuidadosamente, ya que es una de las piedras fundamentales de nuestra fe y esperanza. Nos enseña el trabajo que Cristo está haciendo por nosotros. Nos revela su carácter. También, nos dice que Cristo espera de nosotros y como debemos vivir en la tierra. Nos recuerda que debemos vivir con una visión de eternidad y que no podemos hacer nada por nosotros mismos. Es sólo por Cristo y su sacrificio que nuestros pecados pueden ser perdonados, y su justicia dada a nosotros.

“El asunto del santuario debería ser claramente comprendido por el pueblo de Dios” (La Fe por la Cual Vivo, p. 205). “Todos tenemos que tener en cuenta el tema del santuario en nuestra mente. Dios no permita que el ruido de palabras que salen de los labios humanos disminuya la creencia de nuestro pueblo en la verdad de que hay un santuario en el cielo y que un modelo de este santuario fue construido una vez en esta tierra. Dios desea que su pueblo se familiarice con este modelo, manteniendo siempre ante sus mentes el santuario celestial. Debemos mantener nuestras mentes apoyadas en la oración y el estudio de la palabra de Dios; que podamos comprender estas verdades.” (E.G. White, Carta 233, 1904).

Deseamos que este materia te sea de gran ayuda, te invitamos a compartir nuestra página para que más personas se vean beneficiadas.

DESCARGAR