No se nace siendo infiel; se aprende. Está demostrado que somos lo que nos enseñaron a ser cuando niños. Los padres que no le enseñan a sus hijos quién es Dios y qué es lo que requiere de nosotros, los están encaminando por el camino de la deslealtad y de la infidelidad.

DESCARGAR