Los estudiantes adventistas que desean ser enfermeros ya no tendrán que enfrentarán conflictos con la observancia del sábado, después de la apertura, en enero, de la primera escuela de enfermería, de la iglesia en Bangladesh.

El presidente de la Iglesia Adventista mundial, Ted N.C. Wilson se unió a otros dirigentes de la iglesia al cortar la cinta, el pasado viernes, en una ceremonia de dedicación del edificio de tres pisos que será el recinto de la Escuela Adventista de Enfermería Bangladesh, en el Seminario y Colegio Adventista en Gowalbathan Kaliakoir, una población que se encuentra a dos horas de camino por carretera, de Dhaka, la capital del país.

Esta escuela, construida en parte con los donativos de la ofrenda de decimotercer sábado, tiene la intención de recibir inicialmente a unos 50 estudiantes y más tarde extender su inscripción hasta un máximo de 100.

“Este lugar enviará a centenares de misioneros a todas partes de este vasto y gran país, y esto será una bendición del cielo”, dijo el presidente Wilson después de cortar la mencionada cinta. “Que Dios bendiga esta escuela de enfermería”.

El nuevo edificio de enfermería, que cuenta con 10 aulas de clase, cuatro laboratorios, una sala de conferencias y otras instalaciones, recibió US$150,000 de una ofrenda de decimotercer sábado dada por los miembros de iglesia de todo el mundo en el tercer trimestre de 2015, dentro de su costo total de US$400,000, dijo el Dr. Chongo Ho Yang, presidente del Seminario y Colegio Adventista Bangladesh. Otros US$100,000 procedieron de la División Sudasiática- Pacífico Sur, cuyo territorio de 14 países, incluye a Bangladesh; y el resto del costo representa las donaciones individuales procedentes de Corea del Sur.

Saw Samuel, presidente de la mencionada División Sudasiática -Pacífico Sur, describió el establecimiento de la escuela de enfermería como un señalado logro que no hubiera sido posible alcanzar sin la ayuda de la ofrenda de decimotercer sábado.

“Esto marca todo un hito”, dijo el presidente Samuel en una entrevista. “Este es el primer instituto adventista de entrenamiento en salud, en Bangladesh”.

Esta escuela ofrece también a los estudiantes adventistas locales la oportunidad de estudiar enfermería en su propio país.

“Es realmente de gran importancia para nuestra escuela aquí en Bangladesh, el poder tener una escuela de enfermería, porque no hay un lugar a donde un estudiante adventista pueda ir a estudiar la carrera de enfermería sin tener que asistir a clases en sábado”, dijo Kevin Costello, un secretario ejecutivo asociado de la división, al comentar sobre la ceremonia de corte de cinta. “Ahora tendremos finalmente una institución que estará abierta y disponible para ellos, a fin de que puedan obtener su título en enfermería y puedan al mismo tiempo honrar a Dios en su día de reposo”.

Esta escuela se está preparando para abrir sus puertas en una época en que los miembros de iglesia están descubriendo que sus vecinos se están abriendo cada vez más a la posibilidad de escuchar el mensaje adventista de salud. La obra médico misionera y los otros servicios de atención a la salud pueden proveer una forma de avance en esas comunidades que mayormente desprecian el cristianismo, dijo Narottom Bayen, un misionero jubilado que prestó sus servicios a la iglesia durante 35 años en áreas remotas, en Bangladesh.

“En mis tiempos, llevábamos a cabo reuniones de todo un mes, en carpas o tiendas de campaña, pero eso ya no es posible en Bangladesh”, dijo el misionero Bayen, de 86 años de edad. “Si hubiéramos tenido centros de salud y hospitales, tal vez muchas más personas hubieran sabido acerca de la obra de Jesús y de la Iglesia Adventista. Necesitamos encontrar nuevas técnicas para esparcir las buenas nuevas. No podemos seguirlo haciendo de la manera que lo hacíamos en el pasado”.

El viernes, los dirigentes de la iglesia cortaron también la cinta en la gran apertura de un nuevo dormitorio para estudiantes de enfermería y de una nueva residencia para el decano de la escuela. Esta misma ceremonia de corte de cinta tuvo lugar también en dos otros edificios dentro del plantel: Un auditorio y un complejo de apartamentos para obreros de la iglesia jubilados, con ingresos de menos de US$50 al mes. Dicho complejo para obreros jubilados consta actualmente de cinco apartamentos, pero hay planes de expandirlo a 75 apartamentos. Estas inauguraciones tuvieron lugar mientras la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Bangladesh celebraba 110 años de presencia en este país.

“Que estos edificios representen el Santo Espíritu de Dios en el corazón de los jóvenes en este plantel: Personas que han sido reavivadas y reformadas por el poder de Dios; y jóvenes y personas mayores listos a prestar sus servicios a través de Participación Total de los Miembros”, dijo el presidente Wilson en un discurso dirigido a más de 1,200 personas reunidas en el nuevo auditorio.